Bachata y alpinismo, en la lista de Patrimonio de la Humanidad – Arte y Teatro – Cultura

0
20



José Rodríguez, embajador de República Dominicana en Colombia, fue muy escueto con sus palabras el pasado miércoles, pero estas tenían sabor a felicidad: “Yo creo que en mi país, ahora mismo, todos están bailando bachata”. Y es que este ritmo, en su música y en su baile, fue una de las prácticas inscritas en la Lista Representativa del Patrimonio Inmaterial de la Unesco.

La designación se dio en la reunión del XIV Comité Intergubernamental para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial, que trajo al país a más de 1.000 delegados, entre representantes de la Unesco y de los países con nominaciones.

Colombia es una de las 24 naciones que hacen parte del comité y da la valoración para la declaratoria, y otro de los incluidos en la lista fue el alpinismo, “como arte de escalar cumbres y como una práctica que exige poseer capacidades físicas, técnicas e intelectuales, y compartir con los demás practicantes de este elemento del patrimonio vivo conocimientos sobre el medioambiente de la alta montaña y sus valores conexos. El sólido espíritu de equipo es elemento esencial de la cultura y mentalidad de los alpinistas que, en su gran mayoría, se agrupan en clubes”, describe la Unesco.

Esta designación podría parecer rara, pero cuando se analizan los lazos que genera, las prácticas, los usos y las costumbres de los alpinistas para conquistar sus metas, hay ahí un tratado especial que trasciende y de ahí su importancia.

Lo anterior también se ve en los ‘Conocimientos, técnicas, tradiciones y prácticas vinculadas al cultivo y explotación de la palma datilera’, propuesta por Barein, Egipto, Irak, Jordania, Kuwait, Mauritania, Marruecos, Omán, Palestina, Arabia Saudita, Sudán, Túnez, Emiratos Árabes y Yemen.

Es una tradición de muchos siglos, en la que la palma datilera es la protagonista, no solo como alimento en esta zona desértica, sino porque es un elemento indispensable para actividades y oficios artesanales y culturales.

“Sus depositarios van desde los propietarios de palmerales hasta los agricultores, los artesanos, los mercaderes de dátiles, los autores de narraciones y poemas populares sobre la palma, y los artistas que los recitan”.

Otra expresión latinoamericana que va a la lista es el Bumba-meu-boi, del estado brasileño de Maranhão, una “práctica ritual que agrupa diferentes formas de expresión musicales, coreográficas, teatrales y lúdicas en las que la figura del buey encarna la relación de los participantes en el rito con el ámbito de lo sagrado”, informó Efe.

La designación se dio en la reunión del XIV Comité Intergubernamental para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial

Por su parte, la ministra de Cultura de Bolivia, Martha Yujra Apaza, habló sobre la festividad del Señor Jesús del Gran Poder, que se realiza en La Paz en el Día de la Santísima Trinidad.

Nos sentimos muy felices de tener con esta designación, un nombre y un apellido para nuestro patrimonio”, una festividad que es sincrética, pues tiene tradiciones religiosas y de la comunidad aymara.

En este encuentro, 41 manifestaciones del mundo se dieron cita en Bogotá, muchas de ellas con pequeñas muestras de su paso a paso, narrando historias que ayudan a tejer lazos duraderos.

CULTURA



Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here