Barrio Abajo será ratificado como área de Economía Naranja – Música y Libros – Cultura

0
12



Casas pintadas de alegres colores, cocineras con sus fogones en las calles, juegos tradicionales y constructores de la esencia del Carnaval de Barranquilla es lo que se ve, a diario y a todas las horas, en el Barrio Abajo.

Iván Movilla lo conoce bien. Asesor en el área de Desarrollo Artístico de la alcaldía de Barranquilla, vive en Puerto Colombia, pero sabe que este sector es uno “de los fundacionales de la ciudad, con una historia muy importante en la construcción de cultura, un espacio en el que prevalecen muchas manifestaciones de la gastronomía, las danzas, las músicas. Es un sector en el que hay una presencia importante de infraestructura cultural y del ejercicio de la práctica artística”, dice.

De ahí que este viernes, un día antes de que comience el Carnaval de Barranquilla, patrimonio de la humanidad según la Unesco, y que se realizará del 22 al 25 de febrero, se ratificará la declaratoria de Área de Desarrollo Naranja (ADN), por parte del Ministerio de Cultura, de este espacio en el que confluyen distintos aspectos de la historia festiva de la ciudad.

“Esta distinción que hacemos desde el Gobierno Nacional, en alianza con la alcaldía de Barranquilla, permitirá potenciar toda la riqueza cultural concentrada en este nuevo Distrito Creativo. Por su vocación, su infraestructura cultural y su riqueza patrimonial, las 82 hectáreas de Barrio Abajo acogen uno de los principales circuitos artísticos y culturales de la ciudad”, informó la entidad.

Esas 82 hectáreas, sigue Movilla, “han sido epicentro de la actividad carnavalera y conforman uno de los primeros barrios de la ciudad. Incluye la Casa del Carnaval, el Museo del Carnaval, el edificio de la Aduana, el complejo del Parque Cultural del Caribe, el Museo del Caribe…”.

Señala también que “hay una presencia de organizaciones culturales que tienen sus espacios para la práctica y circulación artística, como la Casa de Hierro, la Plataforma Caribe, la Casa Amarilla, las cocinas populares con la comida afrocolombiana, los dulces, las frituras y los sancochos, hasta platos de otros espacios, en un gran híbrido”.

De ahí que esta ratificación como sector ADN, que además tiene apoyo de la empresa privada, debe generar, de ahora en adelante, un movimiento mucho más importante para este Barrio Abajo, convirtiéndolo en un espacio “de visita para el que llega a la ciudad”, afirma Movilla.

Porque pisar el Barrio Abajo es adentrarse no solo en la fiesta patrimonial, sino también en las historias de las personas que lo han construido.

Sus inicios, según algunos documentos, se remontan a 1857, “cuando el Concejo Municipal (…) demarca tres zonas: Barrio Abajo, Barrio Arriba del Río y el Centro; es aquí (en el Barrio Abajo) donde se hallan los más remotos rastros de la vida barranquillera, sus silenciados inicios”, escribe Andrés Salcedo.

Y Movilla resume hoy esa identidad en personajes como Nito Cecilio, conocido como el pintor de las marimondas. “Es uno de los artistas plásticos más reconocidos de la ciudad y ha centrado su obra en aspectos que tienen que ver con el carnaval y con el sector beisbolero”.

Esta distinción que hacemos desde el Gobierno Nacional, en alianza con la alcaldía de Barranquilla, permitirá potenciar toda la riqueza cultural concentrada en este nuevo Distrito Creativo

Agrega que otra de las más importantes habitantes del Barrio Abajo es Josefina Cassiani, cocinera tradicional, homenajeada por el Ministerio de Cultura, que prepara las más deliciosas comidas, con ingredientes que incluyen “el amor y la dedicación”, como ha dicho en varias ocasiones, y también las Marimondas del Barrio Abajo.

Con casi 40 años de tradición, esta comparsa fue fundada por César ‘Paragüita’ Morales, fallecido en el 2018. El grupo sigue adelante para no dejar perder su trabajo artístico, que va desde su vestuario hasta su baile.

Para Felipe Buitrago, viceministro de la Economía Naranja, la ratificación de ADN para el Barrio Abajo “es una gran oportunidad para promover la articulación del sector cultural con otros sectores e industrias que empiezan a ver las bondades de invertir en proyectos culturales con alto valor simbólico”.

Y eso se verá ratificado en las noches del Tambó, cuando este fin de semana toda la historia del Barrio Abajo salga a bailar a las calles, en una presencia fundamental para la identidad y la celebración que no para desde hace 163 años.

CULTURA​@CulturaET





Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here