Hong Kong: la tecnología detrás de las protestas – Novedades Tecnología – Tecnología

0
31


Luces verdes y blancas destellan en las calles de Hong Kong a la vez que cientos de coloridos rayos láser se enfrentan contra los ojos mecánicos de cámaras con reconocimiento facial.

La imagen, que bien podría ser parte de una película de ciencia ficción, fue capturada por los medios internacionales como parte de las jornadas de protestas que se viven en Hong Kong desde junio.El movimiento de protesta, surgido por el rechazo a un proyecto de ley sobre extradiciones hacia China, rápidamente escaló a reivindicaciones sociales que piden más democracia. Los miles de manifestantes cumplen ya meses entre arengas y resistencia.

Se trata de la peor crisis política en la excolonia británica desde su retrocesión a China en 1997, incluyendo bajas económicas sensibles y cancelación masiva de vuelos. Expertos internacionales han apuntado que, a diferencia de otros momentos históricos, el movimiento está menos centralizado en un líder particular, en parte por la coordinación entre grupos en redes sociales y aplicaciones de mensajería.

De Tinder a Pokémon GO

En redes como Facebook se han propagado eventos con nombres como ‘pícnics de una persona’ o ‘pintando por tu propia cuenta’ que tienen como ubicación lugares cercanos al edificio del Consejo Legislativo de Hong Kong. Eso ha sido intencional: cualquier reunión de tres o más sin el consentimiento de la policía podría considerarse una asamblea ilegal, según la ley local.

Organizaciones como el Frente Civil de Derechos Humanos, institución no violenta responsable de las concentraciones de junio y julio, en las que participaron cientos de miles de personas, realizan convocatorias gracias a voluntarios. A la par, algunos ciudadanos crean perfiles en la aplicación de citas Tinder para compartir detalles sobre los próximos encuentros.

Ante las represiones de la policía, los manifestantes han utilizado la excusa de jugar Pokémon GO, el videojuego de realidad aumentada que tiene como escenario las calles, los parques y monumentos, para reunirse. El chat interno de la aplicación también ha sido clave para las protestas.

Pero al tiempo que plataformas como Facebook y Twitter se usan para compartir mensajes y puntos de encuentro, también han sido utilizadas para amplificar el mensaje progobierno de que las protestas “exageran” la situación.

Esta semana, Twitter eliminó 936 cuentas que se originaron en China con el objetivo de manipular la opinión pública en las protestas. Así mismo, Facebook encontró una operación similar respaldada por el Gobierno chino en unas 5 cuentas falsas, 7 páginas y 3 grupos dentro de esa red.

Las huelgas han llevado a los manifestantes a buscar mecanismos de comunicación más seguros. Se han aferrado al cifrado. Mientras que WeChat, la app de mensajería china más popular, que reemplaza a WhatsApp en ese país, puede ser monitoreada por los proveedores de internet del régimen comunista, la aplicación rusa Telegram, creada por el activista Pável Dúrov, según datos de Sensor Tower, sumó 110.000 nuevos registros en Hong Kong para el mes de julio en la App Store y en Google Play.

Con luces láser, los manifestantes apuntan a las cámaras de reconocimiento facial para ocultar sus identidades.

Foto:

Kai Pfaffenbach / Reuters

Protestas Hong Kong

Con luces láser, los manifestantes apuntan a las cámaras de reconocimiento facial para ocultar sus identidades.

Foto:

Roman Pilipey / EFE

Protestas Hong Kong

Con luces láser, los manifestantes apuntan a las cámaras de reconocimiento facial para ocultar sus identidades.

Foto:

Tyrone Siu / Reuters

Protestas Hong Kong

Con luces láser, los manifestantes apuntan a las cámaras de reconocimiento facial para ocultar sus identidades.

Foto:

Justin Chin / Bloomberg

Por un lado, China, que, según reportes de la ONG Freedom House, por tercer año consecutivo ocupa una posición destacada entre los países no libres en internet del mundo, no solo tiene el firewall o muro digital más fuerte para ejecutar su censura de información, sino que cuenta con cámaras capaces, por ejemplo, de reconocer la forma de caminar de los sujetos. Esos dispositivos, ubicados en las vías públicas del país, forman parte de la mayor de red de videovigilancia del mundo.

Por el otro, los manifestantes de Hong Kong, que han optado por acciones simbólicas y pacifistas, usan láseres para cegar los lentes de las cámaras, sobreexponiéndolas a grandes cantidades de luz e impidiéndoles que reconozcan sus rostros.

Los medios progobierno han publicado numerosos reportajes e imágenes en las que acusan de radicalización a los protestantes. Recientemente, Pekín elevó el tono calificando las acciones más violentas de los manifestantes de “casi terroristas”.

Sin embargo, el Gobierno de EE. UU. ha manifestado que sería “un grave error” que China considere la posibilidad de una intervención militar después de que medios de comunicación locales mostraron las maniobras militares que realizan al otro lado de la frontera, en Shenzhen.

REDACCIÓN TECNÓSFERA
@TecnósferaET





Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here