Marta Ortega, primera del mundo y quinta de medicina

0
18



La próxima semana, Marta Ortega (22 años) disputará el Máster Final en Barcelona con Marta Marrero. Pase lo que pase, la pareja acabará el año como la número uno del ranking mundial, con ambas en el primer puesto. Ortega se convierte así en la más joven de la historia del World Padel Tour en esa primacía. “He disputado todas las ediciones del WPT, y las dos últimas del anterior Circuito”, comenta esta jugadora precoz como profesional, porque a los 15 años ya estaba compitiendo con las mejores.

“En el pádel lo que siempre he intentado es mejorar, sacrificarme por estar entre las mejores”, apunta Marta, que sin embargo siempre ha mantenido al día sus estudios, y ahora está en quinto de medicina. “Sí, es duro compaginarlo, porque te vas a un torneo, acabas un partido, y al hotel a concentrarte en los estudios. Sin embargo, luego tiene sus compensaciones, cuando hablas con los médicos internos y te das cuenta de que entiendes su lenguaje, lo que dicen, que hablas el mismo idioma”, asegura ahora que se prepara para hacer prácticas en otra especialidad de su carrera. De momento sólo ha tenido que aconsejar a algunas compañeras “que preguntan respecto a alguna duda. Y a la familia, que quiere saber qué es lo mejor para un dolor de algo. Nada importante”.

Con Ari Sánchez, con la que ha jugado en las categorías inferiores con España, formó la pareja más joven de la historia en ganar un torneo del WPT; con Marta Marrero, la más joven en ser la uno. “Con Marta ya había jugado hace unos años algún torneo. Esta temporada no la planteamos para ser las números uno, sino para compenetrarnos y conseguir un buen juego. Que haya llegado el premio ha sido adicional”, reflexiona la jugadora a la que se  conoce por Martita.

Pero aunque las Martas hayan sido la mejor pareja del año, por un momento surgieron las dudas acerca de su rendimiento como dúo. Parecía que tenían dos roles: Ortega, la defensa; Marrero, el ataque agresivo. En un momento, pasado el verano, la sensación fue que Ortega dio un paso al frente, que dejó de ser una buena defensora con unas piernas que le llegaban a todas las esquinas de la jaula, para convertirse en más agresiva y, además de salvar bolas imposibles, aportaba puntos. “Eso es algo que ha cambiado en mi juego. Aunque el pádel es un deporte de parejas, también hay aspiraciones individuales, como mejorar el juego, evolucionar, ir hacia adelante. Y la otra aspiración como deportista de élite es representar a España en los compromisos internacionales. La verdad, para conseguirlo tengo una ayuda inestimable en el equipo de trabajo que me apoya”, explica Ortega, que ratifica que la próxima temporada mantendrá su proyecto con Marta Marrero “porque hemos disfrutado mucho en un año que me da pena que se acabe”.

Respecto a su posición en la cancha, en la derecha, no es que sea el sitio que más le gusta, “sino el que toca por la especialidad de la compañera que tienes al lado”, porque también jugó en el revés, con Lasheras, por ejemplo. “Pero con Ari, o con Alba Galán, o con Lucía Sainz, o ahora con Marta, a la derecha”, puntualiza.

Se siente contenta porque de alguna manera ella abrió la puerta a las jóvenes, “porque se hablaba de que no había relevo, que no salían chicas de las categorías inferiores, pero en los dos últimos años están llegando sin parar”.



Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here