Planes para hacer en Fuerteventura, España – Viajar – Vida

0
99


Miguel de Unamuno, en su destierro, fue el primero que llamó ‘la guapa’ a la isla de Fuerteventura, enamorado de su calma y su paisaje lunar. Este escritor y filósofo español fue pionero en una época en la que el turismo huía del sol hacia balnearios del norte o hacia las grandes capitales de Europa. Parece ser que el tiempo le ha dado la razón, porque hoy Fuerteventura es un apreciado destino para quienes huyen de la masificación y quieren disfrutar del clima y los paisajes para relajarse o de su amplia oferta deportiva al aire libre.

Esta isla, la segunda en extensión del archipiélago de Canarias, es conocida por sus playas bañadas por el Atlántico. Sin embargo, su propuesta es más amplia. Al descanso se le unen interesantes planes de turismo activo tanto de mar como de montaña, una oferta cultural singular y, por supuesto, la gastronomía local.

Senderismo

La isla, que geológicamente es una de las más antiguas del archipiélago, ofrece cientos de kilómetros de senderos de todo tipo. Caminatas cortas, largas o difíciles, y su paisaje lunar jalonado de antiguos volcanes es perfecto para disfrutar del senderismo y la soledad. La ruta GR 131 es su máximo exponente, con 255 kilómetros, recorriendo la isla en varias jornadas (visitfuerteventura.es).

Hay opciones de horas o de un día de duración. Como el pequeño recorrido de Calderón Hondo-Lajares, cerca de El Cotillo, y en el que es posible ascender a la punta de un antiguo volcán desde donde en los días claros se vislumbra la isla de Lanzarote. O el recorrido de Tindaya-Vallebrón, siempre con la vista de la montaña Tindaya de fondo. Prácticamente toda la isla esta llena de rutas. Algunas empresas locales ofrecen senderismo con guías.

Ciclismo

Por su clima benigno y su amplia oferta, los ciclistas o cicloturistas disfrutan a lo grande en Fuerteventura. Prácticamente en todos los pueblos turísticos alquilan bicicletas y mountain bikes por días u horas. También ofrecen recorridos guiados.

Conocer el parque natural de las Dunas de Corralejo en bicicleta, con la posibilidad de tomar un baño en las aguas azules de la zona, siempre desiertas de gente, es algo que pocos destinos del mundo ofrecen. Algunas carreteras tienen carriles de bicis, aunque, en general, el tráfico es bastante respetuoso con los ciclistas. Las prisas no suelen aplicarse al espíritu isleño y menos en esta isla, de 1.650 kilómetros cuadrados y poblada por 115.000 lugareños.

El alquiler de bicicletas ronda los 12 euros al día o los 25 euros por tres días. Ofrecen bicicletas eléctricas en los principales enclaves turísticos, tanto para disfrutar del cicloturismo como para los desplazamientos a las playas. Los tours guiados se pagan según la distancia. Los recorridos de 50 kilómetros cuestan 35 euros y hasta 80 kilómetros, 50 euros. Algunos ejemplos holaislascanarias.com/ciclismo/fuerteventura/ o vulcanbike.com/fuertetracks/

Las dunas hacen parte del Parque Natural de Corralejo. Tiene más de 2.600 hectáreas.

Hípica, camello y moto acuática

Aunque no sea tanto turismo activo como actividad familiar, varias empresas ofrecen clases de hípica así como recorridos a caballo, de una hora para lo novatos o tres horas para jinetes con nivel. Algunos lugares organizan excursiones en camellos. Una de estas empresas es Crines al Viento, en Antigua (crinesalviento.es). Civitatis ofrece quads o motos acuáticas en su catálogo de Fuerteventura (www.civitatis.com/es/fuerteventura/).

Esnórquel y buceo

Hay muchas zonas de Fuerteventura para la práctica de esnórquel y buceo, pero quizás la isla de Lobos, frente a la localidad de Corralejo y cerca de Lanzarote es una de los destinos más populares. Hay empresas que ofrecen clases y visitas a la isla (visitcorralejo.com/isla-de-lobos/)

Surf

El Cotillo es uno de los puntos más concurridos para la práctica del surf. Para iniciarse en este deporte ofrecen clases. El clima suave de Fuertenventura hace que cualquier época del año sea buena para surfear. Otros puntos para cazadores de olas en surfridersfuerteventura.com/best-surf-spots-el-cotillo/

Fuerteventura

El Cotillo es uno de los puntos más visitados para la práctica del surf.

Historia y cultura

Más allá de los atractivos que la geología y la naturaleza ofrece al viajero que se acerca a Fuerteventura, la isla tiene una historia muy interesante. Aunque durante la época franquista, los principales ‘turistas’ que llegaron fueron los desterrados por la dictadura, los primeros europeos llegaron aquí hace más de 650 años, cuando en 1404 se fundó la localidad de Betancuria, por los navegantes normandos Bentacurt y Lasalle. La que fuera la capital primitiva de la isla es hoy un destino para pasear, comer y cenar en sus restaurantes y visitar granjas animales donde venden productos como el famoso queso majorero de leche de cabra, que se elaboran localmente.

Otro destino histórico es la localidad de La Oliva, a media hora de la capital Puerto del Rosario y de Corralejos, y a 15 minutos de El Cotillo o de la montaña de Tindaya. Allí, la Casa de los Coroneles, una de las construcciones más importantes de la isla, y cada martes y viernes por la mañana hay una ruta guiada por los puntos de interés (lacasadeloscoroneles.org).

Y aunque Puerto del Rosario, capital actual de la isla, es quizás el destino menos popular para los visitantes, a su alrededor se conocen interesantes museos que son una opción para los pocos días nublados de Fuerteventura y para conocer la cultura local. El Museo de las Salinas del Carmen o el Museo del Queso majorero, el producto gastronómico más famoso de la isla, son dos opciones (museosalinasdelcarmen.es, museoquesomajorero.es). Hay más alternativas como la Casa Museo de Unamuno, donde vivió en 1924 el intelectual tras ser desterrado por Primo de Rivera.

Gastronomía

El queso majorero, elaborado a base de leche decabra, es el producto más exquisito que produce la isla. Curado o tierno, y frito o con miel, es una degustación obligada. Algunas granjas, que tienen venta de producto local, se visitan en destinos como Betancuria, la antigua capital del país. La isla también produce aceite de oliva, que se puede comprar en sitios específicos o los famosos mojos (salsas) para las papas arrugadas (típicas de allí).

La carne de cabra estofada y el cabrito son los platos tradicionales. Los restaurantes costeros ofrecen pescados como la vieja (muy jugoso), el sargo o la morena. No hay vino en Fuerteventura, pero para algo están los vinos volcánicos de la vecina isla de Lanzarote.

Una gastronomía con mucha personalidad para recuperar fuerzas después de un día de muchas actividades o de playa. Hay tiendas con productos de artesanía y gastronomía certificados en los puntos turísticos, aunque cada vez más supermercados los incluyen en su oferta (saboreafuerteventura.es).

Si usted va

Para llegar a Fuerteventura hay que pasar por Madrid. Los vuelos en línea regular desde las principales capitales de Iberoamérica o Miami arrancan desde 900 euros ida y vuelta, aunque el precio medio se sitúa entre 1.200 a 1.400 euros.
Alquilar un coche es imprescindible para disfrutar la isla y perderse por sus caminos. Según Trabber.es, el precio por día oscila entre lo 28 y 35 euros para los automóviles más sencillos.
La temperatura oscila entre los 18 y 28 grados casi todo el año.

IGOR GALO
ESPECIAL PARA VIAJAR
Twitter: @ViajarET





Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here