Pop Smoke: la vida segada de un rapero en ascenso – Música y Libros – Cultura

0
13



Pop Smoke afirmaba que cuando un niño afroamericano crece en el gueto en Estados Unidos solo tiene tres opciones: «Jugar baloncesto, rapear o vender drogas. Hice las tres y era bueno en todas ellas. Lo de rapear es solo otro paso en mi vida. No hay modo de saber que haré después de esto».

El rapero, que alcanzó a arañar el cielo de la fama, de no haber sido asesinado el miércoles 19 de febrero en la madrugada en su casa de Los Ángeles, habría podido ser uno de los más reconocidos del género. Al menos eso dicen los conocedores del rap que avalan su corto, pero contundente trabajo.  

Tenía 20 años y el 2019 fue el año en el que empezó a sonar fuerte en la música, con Welcome to the Party, que fue lanzado a mediados de abril.

Pese a su juventud, Smoke sabía que había que trabajar muy duro. «El sacrificio significa mucho para mí; a veces para ganar tienes que sacrificarte, ¿sabes? Tienes que estar dispuesto a renunciar a algunas cosas. No puedes no cambiar y hacer lo mismo», dijo recientemente en una entrevista.

Nacido como Bashar Barakah Jackson el 20 de julio de 1999 en Nueva York, era hijo de jamaiquina y panameño, y le debe su nombre de Pop Smoke es la combinación de dos apodos: Papa (que le dio su abuela panameña ) y Smoke Oh Guap (como le decían sus amigos de la infancia).

Empezó su carrera en el 2018 mezclando canciones en la escena musical de Nueva York y fue cuando decidió hacer su propia propuesta. Otros de sus éxitos fueron Fire in the Booth, Wolves y Dior.

Figuras del rap como 50 Cent o Nicki Minaj lamentaron en las redes sociales el asesinato de Pop Smoke. «No hay éxito sin celos, la traición viene de los que son cercanos. Descanse en paz», escribió en Twitter, de manera enigmática, 50 Cent.

«La Biblia nos dice que los celos son tan crueles como la tumba. Increíble. Descansa en paz, Pop», afirmó Nicki Minaj.

«Eras demasiado joven. Que dios bendiga y dé consuelo a tu familia», señaló, por su parte, Chance The Rapper.

El asesinato de Pop Smoke se une a la lista de muertes prematuras por violencia que han ensombrecido la historia del rap estadounidense, que perdió en los dos últimos dos años por este motivo a artistas como Nipsey Hussle, XXXTentacion y Jimmy Wopo.

El 17 de enero pasado el rapero se vio envuelto en un problema judicial, cuando fue arrestado en el aeropuerto John F. Kennedy en Nueva York, acusado de conducir un vehículo robado a través de distintos estados.

El propietario del Rolls-Royce Wraith dijo que el vehículo había sido robado luego de que Jacksonlo había pedido prestado en California para grabar un video y nunca lo devolvió.

El carro estaba muy lejos de California, donde residía el músico, y apareció en la casa de la mamá de Jackson, en el barrio Canarsie de Brooklyn. El músico se declaró inocente y salió luego de pagar una fiaza de 250.000 dólares.

Hasta el momento se sabe que dos hombres encapuchados entraron en su casa de Los Ángeles a las 4:30 a. m. del miércoles, hiriéndolo gravemente.

Pop Smoke fue trasladado por los servicios de emergencia al hospital Cedars-Sinai Medical Center de Hollywood, donde falleció.

Una de las hipótesis de las autoridades es la del robo, aunque no hay confirmación oficial al respecto. Los sospechosos huyeron de la casa a pie.

Según el portal TMZ, que dio a conocer la muerte del músico, en el lugar del asesinato hubo una fiesta o reunión de algún tipo durante la noche.

Resumen de agencias



Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here